Discover Our new meditation app is unlike any you've ever experienced. icon caret-right

April 04

La conciencia se expande: hacia la zona prohibida

Estamos acosados ​​por plagas: un virus zombi, una guerra brutal, odio e intolerancia. ¿Existe alguna duda de que la expansión de la conciencia es un imperativo planetario? Si no, ¿qué lo impide? Bob Monroe dijo una vez que “el miedo es la gran barrera al crecimiento humano.”1 ¿Pero miedo a qué, exactamente?

Tal vez sea miedo a la conciencia misma.

Ya en el siglo VI a. C., el filósofo griego Heráclito reconoció que la conciencia es infinita. Lo veía como una profundidad sin fondo y, por tanto, sin límites. Pero los límites (cunas, vallas, fronteras y las membranas de nuestra piel) son los que nos hacen sentir seguros y protegidos. Lo que hay más allá de ellos es desconocido, lo que resulta aterrador y, a menudo, amenazador.

Además, si la conciencia es infinita, entonces no se puede expandir. ¿Qué es más grande que el infinito? Lo que realmente estamos expandiendo son nuestras ideas y experiencias de conciencia. Y ahí está el problema. Porque estos elementos nos definen, tanto para nosotros mismos como en relación con los demás. Lo que tememos es perder nuestra identidad y alienar a nuestros familiares y amigos.

Nadie es inmune a esto. Aunque tuvo experiencias excepcionales desde la niñez, el famoso psíquico Ingo Swann admitió que, hasta bien entrada la edad adulta, había ciertos pensamientos prohibidos que buscaba suprimir:

… tales como pensamientos sobre de dónde vengo, sobre mi “yoidad” en contraste con solo el cuerpo. Estos temas llegaron a incluir temas esotéricos como vidas pasadas, otros mundos... imaginación de cosas más allá de la realidad, todas las cosas que hacen que uno parezca loco a los ojos de los demás. 2

Mis propios tabúes eran la reencarnación y las civilizaciones antiguas míticas. Si bien acepté la idea de múltiples encarnaciones, me resistí a conocer mi propio “otro yo”.Además, descarté por absurdas todas las teorías sobre civilizaciones protohistóricas y muy avanzadas como la Atlántida. Semejantes ideas provocarían en mí una animadversión casi irracional. ¡Seguramente son signos de bloqueos subconscientes!

Luego, hace once años, hice Pautas en el Instituto Monroe. Durante mi sesión de PREP, vislumbré una imagen inolvidable: un hombre y una mujer jóvenes, uno al lado del otro, tomados del brazo, en los escalones de un templo-pirámide como los que se encuentran en Mesoamérica, el sudeste asiático o la antigua Mesopotamia. Era caucásica, de piel clara, y vestía una túnica colorida y un tocado elaborado con abanicos. Su tez era oscura y rubicunda, sus pómulos angulosos y altos, y su cabello largo y liso era negro azabache. Llevaba una sencilla túnica gris. Ambos sonrieron, como si posaran para una foto. Una voz entonó: "Ella era la Princesa Jaguar", y de alguna manera supe que él era su marido y, en cierto sentido, "yo".”

Este nombre no significó nada para mí, pero lo registré diligentemente en mi diario. El resto del programa transcurrió confusamente. Las sensaciones de calidez que había experimentado durante la sesión en la cabina se habían intensificado, como si todo mi cuerpo estuviera ardiendo. Cuando llegué a casa, esta “fiebre” había disminuido, pero luché por concentrarme y actuar “normalmente”.Durante semanas hubo una “presión” interior vaga pero persistente que me dejó desconcertado y ansioso, hasta que sentí el impulso de escribir. Cuando di mi asentimiento interior, llegó la descarga: una historia que se autodenominaba “fábula metafísica”, que se desarrolló en el transcurso de una semana. Su tema era la Princesa Jaguar y la Atlántida.

Érase una vez, los habitantes caucásicos de la Atlántida, que habían emigrado a la isla milenios antes, gradualmente subyugaron y esclavizaron a la población indígena. La gran riqueza y el poder se obtuvieron a costa de la corrupción moral y espiritual de los gobernantes. Mi “homólogo” y su familia eran sirvientes contratados en la casa de un Sumo Sacerdote de la religión estatal. El Sacerdote reconoció la podredumbre dentro del sistema, y ​​en su corazón ya no la sirvió. Habiendo aprendido las artes chamánicas de un nativo, tuvo visiones de la catástrofe venidera que condenaría a la Atlántida. En secreto, enseñó a estudiantes seleccionados, incluida su propia Hija y mi Contraparte, las artes visionarias y curativas. También tomó disposiciones para que su familia abandonara la isla antes del Fin.

Este plan salió mal cuando mi Contraparte y la Hija del Sacerdote se enamoraron y huyeron juntas. Finalmente, el sacerdote los localizó para amonestarlos por su falta de confianza en él. Mientras tanto, su Hijo lo había seguido en secreto y mató a mi Contraparte en el acto. El Hijo huyó, mientras el Cura ayudaba a su Hija y a su pequeño nieto a huir de la isla en el velero, abastecido de provisiones y mapas que había escondido. Después de un arduo viaje hacia el oeste, llegaron al Nuevo Mundo, donde fueron atendidos hasta que recuperaron la salud y adoptados por la gente, muchos de los cuales habían hecho el mismo viaje siglos antes. Sus habilidades chamánicas, como las de su padre, eran poderosas, al igual que su coraje, inteligencia, honestidad y fuerza. El pueblo la nombró su jefa y la llamó Princesa Jaguar. Estaba decidida a corregir los errores de la Atlántida, honrar la memoria de su marido y hacer justicia.

¿Existió realmente una Princesa Jaguar? Me sorprendió descubrir tal leyenda entre los Manauele (Lenca) de El Salvador, una de las tribus indígenas más antiguas del hemisferio, que se estableció en Centroamérica hace unos diez mil años. Culturalmente afines a los mayas, su herencia genética es distinta y su origen está envuelto en un misterio. Se cuenta la historia de un gran chamán-guerrero de piel blanca y pálida, que originalmente vino de un lugar misterioso del Este. La llamaban el Jaguar Volador, una caminante entre mundos. Cuando se convirtió en jefa de la tribu, era conocida como la Princesa Jaguar. Tuvo tres hijos, también de piel blanca pálida; pero ella nunca se casó.

Nada de esto “prueba” la realidad de la Atlántida, la Princesa Jaguar o mi “otra vida”.” Pero al reevaluar mi vida actual, pude discernir la Guía en momentos críticos, y sentí magia real, o esos “vínculos invisibles” por los cuales todas las cosas están secretamente unidas: un tónico en nuestra actual epidemia de división. Mi mente se abrió y mi corazón se encendió de maneras que todavía no puedo comprender. Llegué a aceptar el Misterio y sus iluminaciones fortuitas, como en ese verso de Gerard Manley Hopkins:

Mientras los martines pescadores se incendian, las libélulas atraen las llamas. 3

Para mí, Pautas fue como una piedra arrojada al centro de un estanque tranquilo; los efectos dominó continúan hasta el día de hoy. Liberar mis propios miedos a la conciencia ha significado alinear más mi sistema de creencias culturalmente condicionado con lo que estoy absolutamente convencido es nuestro conocimiento innato. Esta es una tarea continua, que Bob habría llamado “convertir creencias en conocimientos”.“Significa saber que mi identidad como conciencia trasciende la materia y la energía, el tiempo y el espacio.

Sé que lo sé porque hace varios años, cuando me diagnosticaron una enfermedad terminal, me di cuenta de que no tenía miedo a la muerte. La muerte es expansión, no extinción. Además, sé que la consciencia es la única realidad; es la fuente ilimitada de todo lo limitado. La materia no es más que la expresión más externa de la conciencia, como la corteza endurecida de una galleta recién horneada. Tiene menos flexibilidad, pero es de la misma sustancia interna esencial. Por lo tanto, todo es en última instancia conciencia y todo está interconectado. No hay ningún “otro” al que tener miedo. O explotar u odiar. La violencia –incluso la violencia emocional–, ya sea dirigida contra otros humanos o contra el mundo no humano y sus diversas y variadas inteligencias, sólo puede ocurrir si permanecemos encerrados en la ilusión del aislamiento. La Atlántida pereció porque creyó en las mentiras que se decía a sí misma. Este es el mensaje de la Princesa Jaguar. Ella lo sabía mejor.

 

 

  1. Roberto A. Monroe, Ultimate Journey (Nueva York: Doubleday), 1994, pág. 1
  2. Ingo Swann, Dar un beso de despedida a la Tierra (Nueva York: Dell), 1975, p. 70.
  3. “Mientras los martines pescadores se incendian”, de Gerard Manley Hopkins.

 

 

Don't Wait! Sign up for Gateway Voyage today.
Learn More

Joseph Felser, PhD

Monroe Professional member, former Board of Directors member

Joseph M. Felser, PhD, is a Professor of Philosophy at Kingsborough Community College/CUNY in Brooklyn, New York. He is the author of two books and numerous articles and reviews
]