Discover Our new meditation app is unlike any you've ever experienced. icon caret-right

March 10

Metamorfosis en Monroe: la apertura de un psicólogo a la canalización y a los guías espirituales

Mi vida cambió en agosto de 2013 cuando las puertas de un mundo misterioso se abrieron de golpe, inundando mi conciencia con mensajes y visiones de un universo invisible.

Mi experiencia como psicólogo no logró explicar estos eventos, pero me apegué fielmente a mi formación profesional al documentar mis interacciones.

Seguí estas migajas, aunque inicialmente con desgana, por un camino hacia lo desconocido. Una y otra vez, investigaciones posteriores respaldaron suficientes eventos que ahora me siento tan cómodo con lo incómodo que lo anormal se ha convertido en mi nueva normalidad.

La mayor parte de mi canalización es espontánea y ocurre cuando menos lo espero: en la ducha, conduciendo al trabajo, dando un paseo. Los mensajes a menudo llegan en forma de dictado y me dicen cuándo comenzar nuevos párrafos, qué puntuación usar e incluso cómo pronunciar palabras desconocidas.

Las imágenes son dinámicas y fluidas. Puedo pausarlos, rebobinarlos o avanzarlos como en una película.

Con el tiempo, llegaron más visiones. Quizás siempre estuvieron ahí, pero me he convertido en un mejor receptor. Las imágenes son dinámicas y fluidas. Puedo pausarlos, rebobinarlos o avanzarlos como en una película. Incluso puedo retroceder y ver actividades y eventos fuera de los marcos originales de la visión.

Recibo descargas de datos, lo que Bob Monroe denominó ROTE. Estas colecciones de información llegan al mismo tiempo, enteras y completas, como una descarga de computadora. Los mensajes también llegan a través de un método de conocimiento esquivo, sutil e indirecto. A menudo, dejamos de lado estos conocimientos o los ignoramos como si fueran nuestra imaginación, pero es una de las formas más potentes de comunicación con lo no físico.

Como nunca he aspirado a ser un canalizador, he buscado respuestas a la pregunta "por qué yo" con entusiasmo y vigor. Ciertamente no hay nada especial en mí, y muchas veces he dicho que si yo puedo canalizar, cualquiera podría hacerlo. He desarrollado algunas teorías que podrían explicar mi candidatura no buscada para recibir estas comunicaciones sutiles y de otro mundo.

Muchos mensajes llegan durante mi viaje temprano en la mañana. Encender la grabadora de mi teléfono parece ofrecer una invitación silenciosa para que fluya la información.

En primer lugar, mi formación formal como psicóloga me enseñó a ser un observador hábil y objetivo. Hago a un lado toda emoción y simplemente observo y registro los acontecimientos. No me preocupa el resultado; Espero y veo qué pasa. Nunca salgo de casa sin mi teléfono o una libreta para documentar estos encuentros místicos.

Muchos mensajes llegan durante mi viaje temprano en la mañana. Encender la grabadora de mi teléfono parece ofrecer una invitación silenciosa para que fluya la información. Como me concentro en conducir, mi mente consciente no bloquea las comunicaciones. También ayuda que haya poco o ningún tráfico a esa hora de la mañana.

Escucho música mientras camino y, si llega un mensaje, enciendo la grabadora de mi teléfono y pronuncio palabras de sabiduría a través del micrófono de mi auricular. Cuando paso junto a otros durante mi caminata, asumen que estoy inmerso en una conversación telefónica, ¡si supieran!

Existir en el momento, desconectado del pasado o del futuro, abre un mundo invisible.

Prefiero hacer una grabación de los mensajes a medida que llegan, pero a veces eso no es práctico. Durante las meditaciones o incluso mientras espero en el consultorio del dentista, confío en mi diario para anotar las comunicaciones o esbozar las visiones.

Un paso adicional de transcribir mi diario y mis grabaciones a un documento de Word sirve para un par de propósitos.En primer lugar, basta con pulsar algunas teclas para buscar comunicaciones más antiguas a las que a veces hacen referencia los mensajeros. Pero lo más importante es que escuchar o leer mis notas me devuelve al campo energético del mensajero, fortaleciendo así la conexión. Si necesito una aclaración, la transcripción me brinda la oportunidad de volver a conectarme.

La clave para canalizar es estar en el ahora. Vivir cerca del Golfo de México me ofrece numerosas oportunidades para practicar. Piso la cálida arena y siento las suaves aguas bañar mis pies. Con cada paso, las olas entrantes borran cualquier rastro de mi camino.

Mientras coloco un pie delante del otro, sin pensar en mi destino, me sumerjo en un espacio de magia.

La marea elimina mi historia, dejándome firmemente anclado en el ahora. Mis únicas huellas son las de mi momento presente y vivo en ese instante, paso a paso. Mientras coloco un pie delante del otro, sin pensar en mi destino, me sumerjo en un espacio de magia.

Existir en el momento, desconectado del pasado o del futuro, abre un mundo invisible. Mientras los pensamientos se alejan como hojas secas llevadas por el viento de otoño, entro en el cosmos místico de lo no físico.

Mi forma humana se desvanece a medida que mi verdadera esencia se mezcla con el mundo del espíritu, pero todavía estoy aquí. Mi corazón canta con vibraciones más elevadas, permitiéndome asomarme a reinos de lo desconocido. Me expando, convirtiéndome en parte de todo, existiendo dentro de un vacío atemporal de quietud y silencio. Noto movimiento cuando un hilo de energía se acerca a mí y me abro para recibir.

No juzgo lo que veo u oigo; habrá mucho tiempo para eso más tarde. Permitir que la energía fluya mantiene las puertas abiertas, por eso observo, documento y confío. No me preocupa el resultado; Sólo existo.

La canalización ha enriquecido mi vida sin medida, pero esto era algo que no había deseado ni buscado.

Dentro de un aliento meditativo de aceptación, me conecto con las vibraciones más elevadas del espíritu y mi cuerpo energético se alinea con estas frecuencias divinas. Cuanto más tiempo permanezco en este campo energético, más fácil será acceder a la información. Entro en caminos de conocimiento olvidados hace mucho tiempo y se me concede acceso a una sabiduría que no está disponible con mis cinco sentidos físicos.

La canalización ha enriquecido mi vida sin medida, pero esto era algo que no había deseado ni buscado. Mi amigo Mark dijo recientemente que cuanto más escuchamos la guía, más presentes permanecemos y más tendemos a residir en el campo del amor. Qué profundo y cierto.

Cuando nos abrimos a la guía, el amor y la gratitud nos rodean. El arrastre ocurre cuando nos alineamos con estas frecuencias y nuestros campos de energía cambian. Empezamos a confiar en la naturaleza intuitiva que hemos tenido desde que nacemos. Entramos en un campo de compasión por nosotros mismos y por los demás, y reconocemos la belleza de maneras nuevas y significativas.

Aunque tal vez nunca sepa las respuestas de por qué se desarrollaron mis habilidades de canalización, mi vida se ha enriquecido con vislumbres de los reinos no físicos, y estaré eternamente agradecido.

Sumergemos los dedos de los pies en estos reinos místicos y una sensación de regreso a casa crece en nuestros corazones. Pronto descubrimos el papel que desempeñamos en este maravilloso y elaborado plan universal y lo poderosos y capaces que somos. Probamos la belleza circundante del amor y la compasión, y con cada visita a lo no físico, estas frecuencias cósmicas nos cambian, ampliando nuestra visión de la realidad tridimensional. Nuestras perspectivas cambian con cada descubrimiento sobre el universo.

Los humanos somos una parte esencial de este intrincado diseño, pero no estamos solos en este esfuerzo. Por supuesto, nunca lo hemos sido, pero ahora sabemos que el mundo de lo invisible nos vigila y nos guía hacia el despertar de toda la humanidad.

Aunque tal vez nunca sepa las respuestas de por qué se desarrollaron mis habilidades de canalización, mi vida se ha enriquecido con vislumbres de los reinos no físicos, y estaré eternamente agradecido.

Ver también "Cómo el Instituto Monroe rompió el molde y yo regresé transformado"

Don't Wait! Sign up for Gateway Voyage today.
Learn More

Candice Sanderson

Psychologist and author, Monroe program grad, Local Chapter Network member

Candice Sanderson has been involved with Monroe Institute’s Local Chapter Network since its inception, and leads one of the two local chapters in Naples, Florida. She began receiving other-worldly messages after returning from Monroe Institute’s Lifeline program in 2013. As a trained psychologist, she had a dilemma: ignore these communications as her clinical training suggested or follow her heart’s advice to embrace them. Read about her experiences in her international bestseller, "The Reluctant Messenger: Tales from Beyond Belief," or follow her on YouTube and other social media platforms.
]