Discover Our new meditation app is unlike any you've ever experienced. icon caret-right

July 13

Una conexión consciente

Hace unos quince años, una noche mientras dormía profundamente, me desperté con dolor en la cadera derecha. Mientras yacía allí por un momento, también noté un dolor sordo, profundo, rápido y severo en el lado izquierdo de mi cabeza. Miré el reloj. Eran las 3:15 a.m. Me levanté de la cama, bajé a buscar un ibuprofeno (algo que no suelo hacer nunca, enmascarar el dolor, a menos que sea intenso). Aproximadamente 5 minutos más tarde, mientras subía las escaleras después de tomar la píldora, noté que el dolor ya había desaparecido por completo. Como era media noche, no lo pensé más y volví a la cama.

A la mañana siguiente, sin pensar todavía en el asunto, seguí con los asuntos del día. Mi madre llamó con la noticia de que mi padre se había caído durante la noche y se había roto la cadera, y estaba en el hospital esperando una cirugía al día siguiente.

Esa noche en el hospital le pregunté si le dolía. No dijo tan mal. ¡Lo que realmente le dolió fue cuando se cayó y se golpeó la cabeza con la pata de la mesa! El momento de esto coincidió con el dolor con el que desperté.

Basado en esa experiencia, estaba muy nervioso, egoístamente temeroso de lo que podría experimentar cuando su muerte se volviera cada vez más inminente. Al final resultó que, yo estaba con él. Fue pacífico y solo sentí paz.

“Wow… ¿qué es ese olor? ¡Huele tan hermoso aquí!”

Más tarde, ocurrió otro evento mientras mi madre estaba muriendo pero aún me escuchaba. En la habitación del hospital estaba hablando con ella. Para ayudarla a relajarse le pedí que se imaginara que estaba en el jardín, lo cual le encantaba. De repente la habitación se llenó de un aroma a lavanda que era muy, muy fuerte. No había ninguna razón física para este olor. Cuando la enfermera entró para ver cómo estaba, dijo: "Guau... ¡qué olor es ese! ¡Huele tan hermoso aquí!"

 

Don't Wait! Sign up for Gateway Voyage today.
Learn More

Barbara Kern-Bush

]